Indicadores de calidad y aprendizaje

Last update 04 Abr 18
FICHA 1

Para poder mejorar la calidad educativa y los resultados del aprendizaje, los planificadores necesitan tener acceso a análisis basados en datos objetivos sobre la situación, tendencias, virtudes y defectos del sistema educativo en cada momento, así como sus causas. Estos datos se pueden conseguir con un sistema sólido de evaluación y seguimiento. El primer paso es elaborar los indicadores para el seguimiento del conjunto del sistema y para controlar la marcha de las estrategias y programas concretos establecidos en el plan del sector educativo.

Indicadores para el seguimiento del conjunto del sistema

Los sistemas educativos son analizados generalmente en términos de contexto general, insumos específicos, procesos sociales e institucionales y resultados. Se pueden elaborar indicadores para medir temas que entran dentro de cada una de estas categorías (véase también una descripción más amplia):

La elección definitiva de los indicadores debe basarse en el sistema educativo existente o que es posible medir. Además, los indicadores deben diseñarse cuidadosamente con el fin de que puedan medir los cambios a lo largo del tiempo—lo que implica estabilidad tanto por lo que se refiere al constructo subyacente como a los métodos de medición. Siempre que sea posible los indicadores deberán desglosarse por género, zona geográfica y otros indicadores importantes relacionados con la equidad.

Características de los diferentes tipos de indicadores y su medición

La información sobre los indicadores de insumos es relativamente fácil de obtener ya que los insumos son "numerables" por naturaleza y los procedimientos de gestión implican el registro de muchos insumos de forma automática. Por contra, los indicadores de contexto y proceso son frecuentemente difíciles de elaborar y medir ya que están referidos a temas más complejos y/o cualitativos. Las herramientas de recopilación de datos más comunes son las encuestas, los informes de inspección y las auto-evaluaciones, que requieren de procesos especiales tanto por lo que se refiere a la administración como a la interpretación. Sin embargo, a pesar de estas dificultades, los indicadores de procesos son frecuentemente fundamentales para medir y entender los intentos de mejorar los resultados del aprendizaje.

Los indicadores de resultados implican frecuentemente la medición de los resultados del aprendizaje tomando como base exámenes nacionales o evaluaciones internacionales. Los indicadores de resultados pueden medirse también, aunque con menos frecuencia, mediante estudios que hacen uso de encuestas u observaciones sistemáticas de campo. Los indicadores de resultados proporcionan los datos más importantes para saber si la calidad educativa y los resultados del aprendizaje están mejorando en la medida buscada. Sin embargo, los indicadores de insumos y de procesos son también esenciales para medir, ya que proporcionan una información que es esencial para poder interpretar de forma exacta los datos de los resultados.

Seguimiento de la implementación de los planes para mejorar los resultados del aprendizaje

Los indicadores deben también controlar los avances realizados en la implementación de las estrategias de un plan del sector educativo, como las políticas y programas que tienen como objetivo mejorar los resultados del aprendizaje. Cada programa establecido por un plan sectorial requiere la introducción de determinados insumos y llevar a cabo determinadas actividades o procesos, con el fin de conseguir unos resultados que se correspondan con la visión estratégica de cambio del plan. Pueden y deben desarrollarse indicadores que sirvan para medir los avances realizados en todos estos tres elementos.

Un simple ejemplo puede ayudar a ilustrar la evolución de estos diferentes tipos de indicadores para programas que tienen como objetivo mejorar los resultados del aprendizaje. Supongamos que el País Eruditus ha llegado a la conclusión de que el tema fundamental que hay que abordar con más urgencia es el bajo nivel de lectoescritura de los estudiantes de escuela primaria. Los responsables educativos han explorado diferentes opciones y finalmente han decidido adoptar tres programas para abordar este problema. Uno de estos programas es "realizar talleres para docentes sobre cómo incorporar la lectura en voz alta y la lectura recreativa dentro del horario de clase". Para este programa se pueden elaborar tres clases de indicadores diferentes:

En el ejemplo anterior está claro que los diferentes tipos de indicadores cumplen diferentes funciones. Los indicadores de insumos y procesos evalúan principalmente la medida en la que las actividades previstas de los programas han sido efectivamente llevadas a cabo. Los indicadores de resultados miden por contra los efectos inmediatos de las actividades de los programas.

El siguiente ejemplo puede arrojar más luz también sobre la importancia de medir los indicadores de insumos y procesos, además de los indicadores de resultados. Supongamos que desde hace dos años el País Eruditus descubre que no se ha producido mejora alguna en el porcentaje de alumnos de educación primaria que consiguen un nivel de competencia lectora. Sin más información, un departamento de planeamiento podría simplemente decidir abandonar toda la estrategia de los talleres de lectura.

Sin embargo, un análisis más profundo de sus datos de seguimiento podría revelar, por ejemplo, que aunque se distribuyeron todos los materiales y se realizaron todos los talleres previstos, los participantes en los talleres manifestaron una confianza muy baja en su capacidad para aplicar en clase las estrategias de lectura. Estos valiosos datos deberían inducir a los planificadores a analizar en más profundidad la calidad de los talleres propiamente dichos, así como las hipótesis en las que se basan las estrategias de lectura en clase que recomiendan. De hecho, si estos datos de seguimiento hubiesen sido recopilados y analizados en su debido momento, desde el mismo momento de comenzar los programas, habría sido posible mejorar la calidad de los talleres mucho antes, sin esperar a que los indicadores de resultados sugiriesen que los programas habían fracasado. Un diseño cuidadoso de todos estos tres tipos de indicadores del seguimiento permite por lo tanto un proceso de aprendizaje en el que es posible perfeccionar y mejorar continuamente los programas y políticas.

References and sources

Glosario

En la biblioteca