Indicadores de calidad y aprendizaje

Last update 06 Mayo 19
FICHA 1

Definición de calidad

El concepto 'calidad' tiene un significado diferente según los diversos países. Diferentes actores y organizaciones educativas manejan también sus propias definiciones. No obstante, en su mayoría, se tiende a estar de acuerdo en tres principios generales: la necesidad de la relevancia, de la equidad de acceso y resultados y de un cumplimiento adecuado de los derechos individuales (UNESCO, 2005).

El marco de la UNESCO sobre las variables de la calidad educativa tiene cinco dimensiones:

  1. Características del aprendiz: donde se incluyen las aptitudes, la constancia y la disposición para ir a la escuela por parte del aprendiz, los conocimientos previos, las barreras para el aprendizaje y las variables demográficas.
  2. Contexto: que incluye los recursos públicos destinados a la educación, el respaldo parental, los criterios nacionales, la demanda del mercado de trabajo, los factores socioculturales y religiosos, la influencia de sus pares y el tiempo disponible para la escolarización y para hacer los deberes.
  3. Insumos capacitadores: incluyendo los materiales de enseñanza y aprendizaje, la estructura física y las instalaciones de la escuela y los recursos humanos.
  4. Enseñanza y aprendizaje: donde se incluye el tiempo de aprendizaje, los métodos pedagógicos, la evaluación y el tamaño del aula.
  5. Resultados: que incluye las destrezas numéricas, en lectoescritura, en valores y las destrezas para la vida cotidiana. (UNESCO, 2005:36).

El empleo de indicadores

Para que mejoren la calidad educativa y los resultados del aprendizaje, las personas encargadas de su planificación necesitan acceder a análisis basados en pruebas empíricas sobre la situación actual, sobre las tendencias a lo largo del tiempo y tener información sobre las fortalezas y debilidades de un sistema y sus causas. Un sistema de evaluación y monitoreo potente, que observe los indicadores relevantes, puede proporcionar esas pruebas. Los indicadores pueden ayudar a seguir el progreso de las estrategias y de los programas dentro de un plan sectorial de educación. Los indicadores de calidad de la educación pueden tener unas implicaciones políticas muy profundas, porque permiten hacer comparaciones a lo largo del tiempo, o entre diferentes lugares o contextos, o contrastar los resultados particulares con los criterios globales o con los marcadores de evaluación comparativa, como el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4).

Más específicamente, los indicadores posibilitan que quienes planifican la enseñanza y quienes toman las decisiones:

  • Monitoreen los cambios en áreas como la calidad de la enseñanza, el currículo y el desempeño estudiantil. Esos cambios pueden alertar a quienes legislen estas cuestiones sobre los problemas más acuciantes.
  • Midan el impacto de las reformas educativas.
  • Incentiven la mejora de un sistema educativo mediante la comparación de este sistema, o de partes de este, con otros países o sistemas.
  • Se concentren sobre los subsistemas educativos que puedan necesitar una mejora como, por ejemplo, distritos o niveles educativos concretos.
  • Centrar la atención sobre los indicadores clave de la equidad, como el desempeño de grupos diferentes, como las niñas, el alumnado que vive en la pobreza o el alumnado con discapacidades.(Adaptado de Kaagan y Smith, 1985:24).

Indicadores para monitorear la calidad de la educación

Los sistemas educativos suelen analizarse en términos de contexto, de insumos específicos, de procesos sociales o institucionales y en términos de resultados. Se pueden desarrollar indicadores que midan las cuestiones que se incluyen bajo cada una de esas categorías:

  1. Indicadores de contexto: proporcionan información sobre los factores contextuales que afectan al aprendizaje, por ejemplo, sobre las características del alumnado, las condiciones socio económicas, los aspectos culturales, el estatus profesional del profesorado y los temas concretos de las comunidades locales. Los indicadores de contexto a menudo suponen un desafío a la hora de desarrollarlos y medirlos, pues afectan a temas cualitativos. Las herramientas más habituales de recogida de datos para estos indicadores incluyen encuestas, observación en el aula, informes de inspección y auto evaluaciones.
  2. Indicadores de insumos: principalmente miden el reparto y el uso de recursos que faciliten el aprendizaje. Revelan si los recursos financieros, materiales y humanos adjudicados se están entregando en las cantidades previstas, en todos los niveles del sistema. La información sobre los indicadores de insumo es relativamente sencilla de obtener, porque estos insumos son habitualmente 'contables' por naturaleza y porque los procesos de su gestión implican la contabilidad automática de muchos de ellos. Una dificultad puede ser las diferencias entre la producción de insumos y el garantizar que estén disponibles en su lugar de destino. Por ejemplo, la ratio libros de texto/estudiantes puede medirse en términos del número de libros de texto que se reparten o mediante el número de libros de texto que se usan en las escuelas. En algunos casos, podría haber una discrepancia entre las dos cifras.
  3. Indicadores de procesos: miden cómo se han llevado a cabo las actividades del programa educativo, es decir, si se ejecutaron o no según los criterios de calidad deseados. Esto incluye saber cómo se manejaron en la práctica los procesos educativos específicos, es decir, la aplicación de los criterios, la calidad de la enseñanza, el tiempo dedicado a la tarea, el ambiente en la escuela y el liderazgo educativo. Al igual que los indicadores de contexto, los indicadores de proceso también atañen a cuestiones cualitativas y pueden obtenerse mediante encuestas y observaciones pedagógicas, informes de inspección y auto evaluación.
  4. Indicadores de resultado: Los indicadores de resultado miden los efectos de las actividades del programa para ver si se han alcanzado los objetivos del programa. Revelan cómo se está desempeñando el sistema educativo en términos de conocimiento del tema, competencias, tasas de repetición, progreso y finalización, y satisfacción de las empresas que contratan al alumnado. Los indicadores de resultado pueden obtenerse mediante exámenes nacionales, evaluaciones internacionales y observaciones sistemáticas sobre el terreno.
  5. Los indicadores de resultado suelen implicar mediciones de los resultados del aprendizaje basadas en exámenes nacionales o en evaluaciones internacionales. Los indicadores de resultado proporcionan los datos más importantes para conocer si la calidad de la educación y los resultados del aprendizaje están mejorando según las previsiones. (Adaptado de Sheerens, Luyten y van Ravens, 2011).

Los indicadores deberían basarse en el contexto y en las metas específicas de aprendizaje de cada sistema educativo. Deberían diseñarse para permitir la medición del cambio a lo largo del tiempo y para poder desagregarse por género, lugar geográfico, situación socioeconómica y otros temas relacionados con la equidad.

La importancia de medir la equidad

La importancia de la equidad en la educación se destaca en los ODS y en el Marco de Acción de Educación 2030 mediante la Meta 4.5, que busca 'eliminar las disparidades de género en la educación y garantizar el acceso en condiciones de igualdad de las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad, a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional'. Para lograr esto, los sistemas educativo deben monitorear y abordar las desigualdades en el acceso, la participación y los resultados de todos los grupos de población. En los sistemas educativos más equitativos, el acceso del alumnado a la educación y sus resultados de aprendizaje son relativamente independientes de sus circunstancias individuales socioeconómicas y de las circunstancias culturales.

Para medir la equidad, las personas encargadas de la planificación necesitar poder desagregar los datos valorativos por diferentes grupos de población para poder así seguir sus progresos. Entre las características del alumnado que se han demostrado que tienen efectos predictivos sobre los resultados educativos y que pueden servir como indicadores clave para la medición de la equidad tenemos:

  • género,
  • discapacidad,
  • desplazamiento forzado,
  • estatus migratorio /inmigratorio,
  • diversidad cultural, lingüística y étnica,
  • pobreza,
  • residencia.

Recoger datos sobre estos indicadores permite la agregación de estadísticas según dimensiones claves para la equidad, como pueden ser el género o la pobreza, y la comparación del grado de desigualdad entre los diferentes subgrupos. Para medir con precisión el progreso hacia las metas de equidad, es importante que se hagan también evaluaciones del aprendizaje a niños y niñas en situación de desventaja y sin escolarizar. Una manera de conseguir esto son las encuestas en hogares basadas en muestras. Las estadísticas de los hogares y los datos recogidos por la administración de las escuelas pueden también cruzarse para explorar el efecto de variables como las instalaciones y los métodos de enseñanza sobre el alumnado en situación de desventaja.

Herramientas

Políticas

References and sources

Barrett, A. M.; Sorensen, T. B. 2015. Indicators for all? Monitoring quality and equity for a broad and bold post-2015 global education agenda. Nueva York: Open Society Foundations.

Kaagan, S.; Smith, M. S. 1985. Indicators of educational quality’. En: Educational Leadership. 43(2), 21–24.

OECD. 2013. Synergies for better learning: An international perspective on evaluation and assessment. París: OECD.

Scheerens, J.; Luyten, H.; van Ravens, J. 2011. ‘Measuring educational quality by means of indicators’. En: J. Scheerens; H. Luyten; J. van Ravens (Eds) Perspectives on educational quality: Illustrative outcomes on primary and secondary schooling in the Netherlands (pp. 35–50). Dordrecht: Springer Netherlands.

UNESCO. 2005. ‘Understanding education quality’. En: UNESCO, Education for all: The quality imperative (pp. 27–37). París: UNESCO.

UNESCO-UIS. 2018. Handbook on measuring equity in education. Montreal: UIS.

Añadir a favoritos

Glosario

En la biblioteca