Apoyo de los padres y la comunidad al aprendizaje

Last update 29 Mar 18
FICHA 4

Los padres y la comunidad son los primeros educadores de los niños. Su apoyo afecta al aprendizaje y al desarrollo del niño y está vinculado con los posteriores resultados educativos.

El apoyo parental tiene un efecto directo sobre el aprendizaje tanto antes como durante la educación formal, al igual que los factores de seguimiento y facilitación indirectamente vinculados como, por ejemplo, la nutrición, los comportamientos, la salud y la higiene. Son varios los factores importantes para entender estos tipos de apoyo parental: el apoyo necesario antes y después del nacimiento para el desarrollo saludable del bebé, el apoyo necesario durante los primeros años del niño y antes de comenzar su escolarización formal, el apoyo necesario durante los años de educación primaria y secundaria, las estrategias escolares para implicar a los padres en la educación de sus hijos y los costes asociados con los programas de educación parental.

 

Cuestiones y debate

Apoyo parental a los niños de 0 a 2 años de edad: El apoyo parental al aprendizaje cuando el niño es un bebé y empieza a caminar tiene lugar principalmente en casa y conlleva, entre otras cosas, interactuar con el niño y atender a sus necesidades, ofrecer expresiones continuas de afecto y entablar una comunicación bidireccional escuchando y respondiendo positivamente para estimular la ampliación del vocabulario y el desarrollo de las habilidades del lenguaje.(9) Los programas que mejoran la confianza en la capacidad de los padres para enriquecer las experiencias vitales de los primeros años de vida de sus hijos pueden tener efectos positivos sobre el desarrollo cognitivo, socio emocional y lingüístico de los niños.(1)(2)(9) Es posible intervenir de forma efectiva incluso en comunidades con pocos recursos, tal y como lo demuestra por ejemplo la iniciativa Kangaroo Mother Care que ha sido diseñada para fomentar el contacto piel con piel con los bebés prematuros (3) y las campañas de información pública  que utilizan medios accesibles como la radio.

Apoyo parental a los niños de 3 a 5 años de edad: El apoyo parental al aprendizaje durante los años preescolares exige que se sigan manteniendo las actividades anteriormente indicadas, aunque añadiendo ahora la preparación de los niños para la escuela, poniéndoles en contacto con las primeras nociones de cálculo y lectoescritura.(1)(3)(9) En la línea de las actividades ofrecidas a través de Pupa,un programa brasileño de formación docente para padres de niños menores de seis años de edad con bajos ingresos, los padres deberían estimular el interés por el aprendizaje contando cuentos, utilizando juegos de rol y la música.(2)(3)(9) Los niños se benefician cuando los padres les ayudan a participar en actividades comunitarias con valor educativo como asistir a actos culturales, visitar bibliotecas y museos, estimular la observación y el aprendizaje a partir de las situaciones reales de la vida diaria, y el aprendizaje mediante el juego.(2)(3)(9)

Apoyo parental a los niños de 6 a 11 años de edad: El apoyo parental al aprendizaje durante los años de escuela primaria sigue incluyendo las actividades anteriormente reseñadas, añadiéndose ahora el apoyar a los niños en su transición a la escuela.(1)(3)(4) El apoyo parental que se necesita durante los años de la escuela primaria está caracterizado por un mayor apoyo directo a la educación de sus hijos, ayudándoles en sus tareas escolares y realizando actividades de voluntariado en las aulas y de apoyo en las funciones escolares.(1)(3)(4) Muchos padres se sienten capaces de ayudar a sus hijos en sus tareas escolares durante los años de primaria. Sin embargo, algunos padres—especialmente aquellos que tienen un bajo nivel educativo—pueden necesitar ayuda para comprender la importancia que tiene su apoyo y para aprender cómo ayudar a sus hijos; programas como Literacy Boost que se ofrece a los niños no escolarizados en Malawi pueden promover la implicación de las familias en las primeras actividades de lectoescritura.(1)(3)

Apoyo parental a los niños de 12 a 18 años de edad: El apoyo parental al aprendizaje durante los años de educación secundaria puede tener consecuencias educativas positivas cuando los padres estimulan, supervisan y motivan a sus hijos dentro de un entorno familiar estable.(1)(3)(4) El apoyo parental pasa a ser más indirecto cuando los hijos asumen más responsabilidad sobre su aprendizaje y muchos padres se sienten menos capaces de ayudar en las tareas escolares de sus hijos a medida que el currículo pasa a ser más avanzado.(1)(3)(4) El apoyo parental y la eficacia en la participación en la educación de los hijos pueden mejorar ofreciendo talleres y formación a los padres como, por ejemplo, a través de iniciativas tales como el Community Education Support Project.(3)

Ofrecimiento de programas de formación parental a los padres de niños pequeños: Llegar a los padres para facilitarles y proporcionarles competencias y conocimientos sobre la crianza y educación de los hijos y el apoyo al aprendizaje puede hacerse a través de programas individualizados, grupos de padres y utilizando los medios de comunicación.(2) Los programas ofrecidos deberían prestarse a través de visitas domiciliarias individualizadas intensivas y grupos de padres apoyados a lo largo de períodos de un año o a través de intervenciones menos intensivas pero programadas de forma periódica a lo largo de períodos de dos a tres años.(1)(2)(9) La utilización de los medios de comunicación puede ser una herramienta importante para llegar a las familias con bajos ingresos, rurales o aisladas.(2) Programas para padres como el Programa de Padres y Hijos llevado a cabo en Chile, diseñados para promover el desarrollo psicosocial de los niños de 0 a 6 años en comunidades con bajos ingresos pueden proporcionar resultados positivos a largo plazo.(1)(2) El Programa de Padres y Hijos combina reuniones con los padres coincidiendo con un programa de radio que utiliza dramatizaciones y actividades radiofónicas para estimular conversaciones y llevar a cabo actividades parentales que puedan estimular las interacciones padre-hijo durante la semana.(1)(2) Ya sea de forma conjunta con los programas formales de educación de la primera infancia o independientemente de los mismos, la programación debería centrarse en las interacciones padres-hijos y promover el desarrollo integral del niño—incluyendo las competencias y conocimientos parentales necesarios para garantizar que el niño goce de una nutrición, salud e higiene adecuadas.(1)(2)(9)

Comunicar para mejorar la implicación parental en la escolarización: Los programas de enlace entre el hogar y la escuela pueden facilitar la comunicación entre los padres y los docentes. Estos programas pueden ser implementados por personal escolar especializado responsable de conectar a las familias con las escuelas, establecer relaciones, estimular la asistencia escolar y vincular el currículo en el hogar con la enseñanza escolar.(1)(9) Las políticas educativas pueden ayudar a garantizar el mantenimiento de una comunicación regular una vez que se han desarrollado y articulado con los padres las descripciones de sus responsabilidades y se han establecido redes entre los padres.(3)(7)(9) Los docentes planifican lecciones que implican la participación de los padres en las tareas, además de utilizar otros consejos y recursos para mejorar la implicación parental.(1) El personal de la escuela puede reunirse con las familias en sus hogares o dentro de la comunidad, o utilizar tecnología para mantener contacto, incluyendo el correo electrónico, llamadas telefónicas, portales escolares y sitios web de distrito, blogs docentes, aplicaciones telefónicas, el envío de cartas a casa con los estudiantes, y la realización de encuestas escolares para determinar cómo quieren comunicarse los padres.(3)(6)

Coordinación multisectorial y costes de los programas generales de ayuda a los padres: Los planificadores educativos pueden necesitar trabajar con equipos multilaterales para mejorar la implicación de los padres, ya que normalmente los programas y servicios de ayuda a los padres se encuentran repartidos entre diferentes sectores, incluyendo el educativo, el sanitario y el de la protección y asistencia familiar.(2) El coste de la educación parental varía en todo el mundo y depende del modelo y duración del programa, y del tipo de competencias y formación que se ofrece.(2) Los programas basados en centros y los modelos de atención individualizada dentro de los programas de visita domiciliaria son más caros debido a la formación y salarios del personal, así como al volumen de trabajo, de tal forma que antes de recurrir a estos programas puede ser necesario hacer una transición utilizando modelos más sostenibles, incluyendo la utilización de padres y otros voluntarios para ampliar el alcance del programa.(2)

 

Consideraciones sobre la inclusividad

Padres pertenecientes a minorías étnicas y/o lingüísticas: Los docentes y las escuelas pueden considerar que los padres de minorías étnicas y/o lingüísticas tienen menos capacidad y son menos eficaces a la hora de contribuir a la educación de sus hijos.(5) La falta de diversidad en los programas o políticas de participación parental y liderazgo puede provocar también una presencia limitada de padres de minorías étnicas y raciales en las escuelas.(5) Estas barreras pueden ser abordadas mediante intervenciones específicas que proporcionen información concreta sobre cómo mejorar la participación de los padres, que estén diseñadas para desarrollar unas relaciones saludables entre los padres y la escuela, que permitan la utilización de intérpretes en los casos en los que sea necesario, que ayuden a generar confianza mutua y que integren el apoyo familiar dentro del currículo.(3)(5)(7) 

 

Ejemplos de políticas

References and sources
  1. Desforges, C., and Abouchaar, A. 2003. The impact of parental involvement, parental support and family education on pupil achievements and adjustment: A literature review. Research Report, 443, London: Department for Education and Skills. Nottingham: UK
  2. Evans, J. L. Parenting programmes: An important ECD intervention strategy. Education for All Global Monitoring Report, 2007. UNESCO.
  3. Goodall, J., and Vorhaus, J. 2011. Review of best practice in parental engagement. Research Report, 156. Department for Education and Skills. Nottingham: UK
  4. Hill, N. E., and Tyson, D. F. 2009. Parental involvement in middle school: A meta-analytic assessment of the strategies that promote achievement. Developmental Psychology, 45(3), 740-763.
  5. Kim, Y. (2009). Minority parental involvement and school barriers: Moving the focus away from deficiencies of parents. Educational Research Review, 4, 80-102.
  6. McConnell, B. M., and Kubina Jr., R. M. 2014. Connecting with families to improve students' school attendance: A review of the literature. Preventing School Failure: Alternative Education for Children and Youth, 58(4), 249-256.
  7. Mendez, J. L. 2010. How can parents get involved in preschool? Barriers and engagement in education by ethnic minority parents of children attending head start. Cultural Diversity & Ethnic Minority Psychology 16(1), 26-36.
  8. Mingat, A. and A. Seurat. 2011a. “Développement des enfants de 0 à 6 ans et pratiques parentales à Madagascar”. UNICEF. New York.
  9. Redding, S. 2000. Parents and Learning. International Academy of Education and the International Bureau of Education. Geneva, Switzerland.
Añadir a favoritos

Glosario

En la biblioteca