Tiempo lectivo y gestión del aula

Last update 29 Mar 18
FICHA 4

La calidad de la educación depende en parte de tener tiempo suficiente para la enseñanza y el aprendizaje.

Las escuelas necesitan un número adecuado de días y horas de enseñanza así como de docentes con buena formación para que puedan impartir lecciones de calidad, maximizando así la implicación y aprendizaje del estudiante. Entre los factores que repercuten en el tiempo lectivo se encuentran los horarios escolares, las problemáticas que afectan al docente, la gestión del aula y el tiempo de aprendizaje, la formación y el apoyo previo al servicio y en el servicio, y el establecimiento de un sistema disciplinario escolar.

 

Cuestiones y debate:

Oferta y demanda del tiempo lectivo: Las escuelas deberían dedicar una cantidad de tiempo adecuada a la enseñanza y al aprendizaje—entre 850 y 1.000 horas de enseñanza repartidas entre 180 y 220 días por año escolar a nivel de primaria, y normalmente más a nivel de secundaria.(1) En algunos contextos, las horas lectivas ofrecidas no se ajustan a la demanda de los padres y comunidades debido a los retrasos en el comienzo de las clases, a cierres imprevistos de escuelas, a las dificultades causadas por las malas infraestructuras escolares, al absentismo por parte de docentes y estudiantes, a las limitadas capacidades de gestión del aula, al tiempo excesivo otorgado a la realización de pruebas y exámenes, a las huelgas escolares y a los problemas relacionados con la retención de los docentes.(1)(2)(3)(4)

Calendario escolar y asistencia: El tiempo lectivo puede aumentarse cumpliendo la fecha de inicio y finalización prevista de las clases así como el resto del calendario, y garantizando la accesibilidad a la escuela para que los docentes y los estudiantes puedan llegar a su hora .(1)(2)(4) Los líderes escolares pueden aumentar el tiempo lectivo observando a los docentes durante la enseñanza, elaborando y haciendo cumplir de forma sistemática políticas de asistencia a los docentes y estudiantes, programando visitas periódicas de inspectores y mejorando el compromiso escolar mediante un sistema de incentivos.(1)(4)(7) El ofrecimiento de formación a los docentes en servicio, las oportunidades de mentoría y el seguimiento de la satisfacción del docente pueden ayudar también a reducir el absentismo y mejorar la motivación del docente.

La gestión del aula y el tiempo dedicado al aprendizaje Las capacidades de gestión del aula son estrategias de prevención e intervención basadas en datos objetivos utilizadas por los docentes para construir un entorno que facilite el aprendizaje del estudiante, mejorando al mismo tiempo la calidad de las horas lectivas y el tiempo dedicado al aprendizaje por parte del estudiante.(2)(8) Las competencias de gestión del aula asociadas a una enseñanza positiva y a los resultados del aprendizaje son las de: 1)  maximizar la estructura mediante  actividades dirigidas por el docente y la minimización de  distracciones físicas dentro del aula, 2) cubrir las plazas docentes, la enseñanza, el seguimiento, el reforzamiento de las expectativas, así como la supervisión y la comunicación de comentarios y observaciones, 3) implicar directamente a los estudiantes y darles la oportunidad de responder, 4) utilizar estrategias que refuercen los comportamientos positivos y reconduzcan comportamientos problemáticos.(3)(4)(5)(8)

Formación previa al servicio para mejorar el tiempo lectivo: El tiempo lectivo y su calidad pueden mejorarse cuando los docentes reciben una formación previa al servicio basada en la indagación y la investigación y centrada en el conocimiento de los contenidos, competencias pedagógicas y transmisión de los contenidos a los estudiantes de una forma diversa y significativa.(2)(6) La pérdida de tiempo lectivo puede venir provocada por un bajo nivel de autoeficacia a la hora de enseñar y de utilizar las competencias de gestión del aula, por lo que es importante que estas competencias para una gestión efectiva del aula se enseñen durante la formación previa al servicio.(3) Una formación previa al servicio adecuada equipa a los docentes para que sean eficaces en la utilización del tiempo lectivo, en las competencias de gestión de comportamientos, en las estrategias para promover comportamientos adecuados y en la maximización de la estructura del aula.(3)  El dominio de estas competencias se pone de manifiesto cuando la enseñanza del docente es fluida, cuando se utilizan múltiples fuentes para el aprendizaje del estudiante (incluyendo las de naturaleza visual, auditiva y kinestética), y cuando los estudiantes tienen la oportunidad de contemplar, codificar y responder durante las lecciones.(5) Hacer clic para leer más sobre la formación previa al servicio y la pedagogía eficaz.

Formación previa al servicio y apoyo para mejorar el tiempo lectivo: Las capacidades y competencias del docente que mejoran la utilización del tiempo lectivo y la gestión del aula deberían reforzarse mediante la formación previa al servicio y la creación de una atmósfera escolar favorable.(6) Los docentes necesitan  sentirse apoyados por sus compañeros así como autonomía, flexibilidad y capacidad de ser creativos al impartir las lecciones en función de las necesidades de sus  alumnos.(6) Los docentes son también más eficaces a la hora de utilizar el tiempo lectivo cuando se encuentran comprometidos con la mejora de sus competencias mediante el aprovechamiento de las oportunidades de desarrollo profesional continuo.(1)(2)(4)(6) Haga clic para leer más sobre el apoyo a los docentes en servicio.

Sistemas disciplinarios escolares para mejorar la gestión del aula:  La pérdida de tiempo lectivo y la problemática de la retención de  docentes pueden venir provocados por problemas de disciplina escolar y falta de ayuda por parte de los padres o de la dirección escolar para solucionar problemas de comportamiento.(1)(4)(8) El apoyo por parte de los padres y el comportamiento de los alumnos mejoran cuando los sistemas disciplinarios escolares se desarrollan de forma conjunta con los consejos escolares, grupos de estudiantes, familias y miembros de la comunidad.(5)(7) Un sistema disciplinario eficaz previene, sigue y aborda los problemas de comportamiento que se encuentran claramente expuestos en un manual para padres y alumnos.(5)(7) Los códigos disciplinarios establecen frecuentemente normas de asistencia a clase, vestimenta permitida, opciones disciplinarias para los alumnos con y sin excepciones, y prohibiciones en materia de armas y drogas.(5)(7) Los sistemas disciplinarios deben establecer las responsabilidades de los alumnos para mantener comportamientos adecuados y procesos para que los padres y alumnos manejen las acciones disciplinarias adoptadas por las escuelas.(7)(8) Los sistemas disciplinarios efectivos incorporan estrategias para promover un mejor comportamiento de los estudiantes, su crecimiento y dignidad en lugar de recurrir a formas punitivas de castigo.(5)(7)(8) Haga clic para leer más sobre el entorno psicosocial de la escuela.

 

Inclusividad y equidad

Estudiantes de comunidades con bajos ingresos: El agotamiento y rotación de los docentes es un fenómeno que se produce con más frecuencia en escuelas públicas de bajo rendimiento situadas en comunidades con bajos ingresos y con un alto porcentaje de minorías.(4) Los programas de formación docente pueden mejorar el tiempo lectivo en las comunidades con bajos ingresos abordando directamente los problemas de enseñanza que presentan de manera especial estas escuelas y proporcionando a los docentes estrategias prácticas y eficaces.(4)

Docentes con VIH: La estigmatización, discriminación, absentismo y jubilación anticipada de los docentes que tienen VIH provoca pérdidas de tiempo lectivo en muchos países en donde la enfermedad presenta una elevada prevalencia.(1) Es importante que los sectores sanitario y educativo trabajen conjuntamente para que las campañas de prevención y tratamiento escolar se lleven a cabo de forma conjunta con políticas adoptadas en la escuela con el fin de cultivar una cultura escolar de aceptación y no discriminación, planificar lugares de trabajo seguros, desarrollar estrategias que reduzcan la pérdida de tiempo lectivo como consecuencia de los problemas de salud de los docentes y ofrecer asesoramiento y educación a los docentes y estudiantes.(1)

 

Ejemplos de políticas

  • Australia [PDF]
  • Ireland [PDF]
  • South Africa [PDF]
  • Swaziland [PDF]
  • Tanzania [PDF]
References and sources
  1. Abadzi, H. 2007. Absenteeism and beyond: Instructional time loss and consequences. The World Bank, Independent Evaluation Group.
  2. Benavot, A., and Gad, L. 2004. Actual instructional time in African primary schools: Factors that reduce school quality in developing countries. Prospects: Quarterly Review of Comparative Education, 24(3), 291-310.
  3. Ficarra, L., and Quinn, K. 2014. Teachers’ facility with evidence-based classroom management practices: An investigation of teachers’ preparation programmes and in-service conditions.Journal of Teacher Education for Sustainability, 16(2), 71-87.
  4. Johnson, S. M., Berg, J. H., and Donaldson, M. L. (2005). Who stays in teaching and why: A review of the literature on teacher retention. Boston: Harvard Graduate School of Education, Project on the Next Generation of Teachers.
  5. Mayer, J. E. 2007. Creating a safe and welcoming school. Paris: UNESCO International Bureau of Education.
  6. Musset, P. 2010. Initial teacher education and continuing training policies in a comparative perspective: Current practices in OECD countries and a literature review on potential effects. OECD Education Working Papers, No. 48, OECD Publishing.
  7. UNESCO. 2006. Positive discipline in the inclusive, learning-friendly classroom: A guide for teachers and teacher educators. Bangkok: UNESCO Asia and Pacific Regional Bureau for Education.
  8. Wubbels, T. 2011. An international perspective on classroom management: What should prospective teachers learn? Teaching Education (Special Issue: Classroom Management in Teacher Education), 22(2), 113-131.
Añadir a favoritos

Glosario

En la biblioteca