El entorno físico de la escuela

Last update 06 Sep 18
FICHA 2

Los estudiantes aprenden mejor cuando las escuelas son accesibles, seguras, higiénicas, razonablemente cómodas y estimulantes desde el punto de vista cognitivo.

Una escuela bien diseñada puede repercutir positivamente sobre el aprendizaje mejorando aspectos tales como la ubicación, los materiales de construcción, el tamaño de las clases, el mobiliario, la iluminación, la temperatura, la ventilación, el nivel de ruidos, los servicios de saneamiento y la inclusión de instalaciones auxiliares. Más allá de la infraestructura básica escolar, el entorno construido puede ser también una poderosa herramienta de apoyo del aprendizaje, haciendo énfasis en la utilización de expositores, tablones y elementos alfabetizadores que refuercen la utilización de competencias científicas y matemáticas.

Cuestiones y debate

Ubicación: Las escuelas deberían estar situadas a 3 km de distancia como máximo de los hogares de los estudiantes y aún más cerca en el caso de niños más pequeños, para facilitar así el acceso y la asistencia. Las ubicaciones deberían ser elegidas utilizando criterios de salud y seguridad. Un recinto cerrado o cualquier otro tipo de delimitación física ayuda a proteger a los niños y los mantiene dentro del recinto escolar.(3)(5)(6)

Materiales de construcción: En la medida de lo posible deberían utilizarse materiales de construcción locales y ecológicos, siempre que no comprometan la resistencia estructural y durabilidad de la escuela. En las zonas propensas a sufrir desastres naturales deberán adoptarse medidas de precaución adicionales.(5)(6)

Tamaño y diseño del aula: Las aulas deberían diseñarse preveyendo un espacio mínimo de 1,2m2 por estudiante, y un máximo de 40-45 alumnos por aula. Las aulas ligeramente más grandes con un coeficiente de 1,4m2 por alumno permiten realizar un uso más flexible del espacio de aprendizaje. Las aulas deberían ser fáciles de evacuar en caso de emergencia.(2)(4)

Mobiliario adecuado: El aula debería contar con una cantidad suficiente de mobiliario, con un plan periódico de reposición de elementos rotos o estropeados. El mobiliario debería tener dimensiones adecuadas para la edad de los alumnos, prefiriéndose los elementos móviles, ya que permiten estrategias de aprendizaje más flexibles. Las aulas deberían contar también con un espacio para almacenar las pertenencias de los estudiantes, e incluir también pizarras de gran tamaño y otro tipo de tablones o expositores.(5)

Iluminación adecuada: Las aulas deben estar bien iluminadas para que los estudiantes puedan leer, escribir y seguir lo que su maestro está diciendo. El tamaño de las ventanas debería equivaler como mínimo al 20% de la superficie del aula, y contar con iluminación eléctrica auxiliar siempre que sea posible. Deberían utilizarse también colores claros en techos, paredes y mobiliario, con el fin de maximizar la iluminación reflectante dentro del aula.(5)

Techos, temperatura y ventilación: Los materiales de las cubiertas debe ser duraderos y repararse de forma regular para proteger del sol, así como para prevenir goteras y derrumbamientos. La temperatura óptima para el aprendizaje debe estar situada preferentemente entre los 20 y los 23 °C. En los climas calurosos se puede reducir la temperatura de las aulas utilizando techos elevados, aleros amplios y rejillas de ventilación. En los climas fríos se pueden utilizar elementos para aumentar el aislamiento de paredes y ventanas para conservar mejor el calor. Si hay emisiones de productos químicos y combustible de calefacción será necesario contar con sistemas adicionales de ventilación.(1)(4)(6)

Nivel de ruido: La distracción por los ruidos puede interferir de forma importante en el aprendizaje. Las escuelas no deberían situarse cerca de vías férreas, zonas muy transitadas o industrias ruidosas. Debería haber espacio suficiente o muros de buena calidad entre las aulas para evitar la contaminación acústica; las aulas propiamente dichas no deberían estar masificadas. Los muros desnudos de hormigón o ladrillo reflejan los sonidos, mientras que las paredes revestidas de papel o tela pueden ayudar a absorberlo.(1)(2)(5)

Higiene, saneamiento y salud: Los estudiantes necesitan tener acceso a agua potable en la escuela. Debe disponerse de instalaciones para el lavado de las manos, ya sean lavabos o los conocidos como “tippy taps” (recipientes artesanales de plástico accionados por un pedal para el lavado de las manos), cerca de los servicios y comedores, provistos de productos de limpieza, como el jabón o la ceniza de leña. Sería recomendable disponer de aproximadamente 5 letrinas o cuartos de baño por cada 3 clases. Los cuartos de baño/ pozos negros deben estar a cubierto y disponer de la ventilación adecuada, y deben de limpiarse y mantenerse de forma periódica, para reducir así los olores y la propagación de enfermedades. Los alimentos que hubiera en las instalaciones escolares deben ser almacenados cuidadosamente, y las escuelas deben disponer como mínimo de un botiquín básico de primeros auxilios para emergencias.(3)(5)(6)

Instalaciones adicionales: Las oficinas y almacenes son considerados también como instalaciones escolares necesarias. Las bibliotecas, centros informáticos y laboratorios son también otras instalaciones beneficiosas para el aprendizaje de los alumnos. Otros servicios como las instalaciones deportivas, las marquesinas exteriores, los jardines escolares, cocinas, comedores, clínicas, dormitorios y viviendas de los docentes pueden servir también para mejorar la asistencia del alumnado y reducir el absentismo de los docentes, aunque los be­neficios de estas instalaciones deben ponderarse frente a sus costes.(3)

Tablones y expositores que estimulan la alfabetización y el aprendizaje: El entorno físico de la escuela debe ser diseñado también teniendo en cuenta las oportunidades de aprendizaje. La colocación de listones de madera en las salas puede proporcionar espacio para colgar tablones y expositores que estimulen la alfabetización literacy-rich displays. Existe una innovadora iniciativa arquitectónica, conocida como BaLA (Building as Learning Aid o Construcción como Ayuda al Aprendizaje) que propone 150 ideas de diseño de bajo coste para incorporar espacios de aprendizaje fundamentales dentro de la edificación, que van desde la utilización de las rejas de las ventanas para promover las competencias de preescritura, a las guías de las puertas que sirven para enseñar el concepto de grados radianes.(5)

 

Consideraciones sobre la inclusividad

Género: Las consideraciones de género más importantes asociadas al entorno físico de la escuela están relacionadas con las instalaciones de saneamiento y la seguridad. Las niñas se pueden beneficiar especialmente de poder contar con agua para lavarse las manos y de tener a mano un almacén con productos sanitarios. Los niños y las niñas deben tener cuartos de baño separados para proteger su privacidad, situados preferentemente cerca de las aulas para que los docentes puedan controlar la seguridad de los alumnos. Las clases deben contar también con ventanas para poder controlar desde el exterior las actividades en las aulas, para poder reducir así el riesgo de maltrato.(5)

Accesibilidad: El proyecto de construcción de la escuela debería tener en cuenta las necesidades de los estudiantes discapacitados incluyendo rampas, pasamanos, entradas más amplias, cuartos de baño más grandes y otras medidas de este tipo.(5)

 

Ejemplos de políticas

Añadir a favoritos

Glosario

En la biblioteca