Estado de cosas del aprendizaje

Last update 11 Feb 19
FICHA 3

El estado global del aprendizaje en 2018: hallazgos del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, 2019


«La migración es una expresión de la aspiración humana a la dignidad, la seguridad y un futuro mejor. Es parte del tejido social, parte de lo que nos constituye como una familia humana»

(Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon, 2013).

Migración, desplazamiento y educación

Los últimos datos indican que entre un 1% y un 8% de las personas son migrantes internas que residen fuera de su región de origen, aproximadamente una de cada 30 personas son migrantes internacionales y, aproximadamente, una de cada 80 son personas desplazadas por los conflictos o los desastres naturales. (Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, 2018). En el Día Internacional de los Derechos Humanos (10 de diciembre de 2018) los Estados miembros de la ONU aprobaron por mayoría el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM), 2019: Migración, desplazamiento y educación: construyendo puentes, no muros, proporciona una serie de recomendaciones prácticas sobre educación y migración para facilitar su implantación.

En su calidad de derecho humano fundamental, la educación tiene un papel clave a la hora de avanzar en el desarrollo sostenible. Todo el mundo debería tener acceso a una educación de calidad, con independencia de su origen de nacimiento y su contexto social. El último Informe GEM enfatiza la importancia de proporcionar un acceso a los niños y las niñas migrantes y en desplazamiento, teniendo en cuenta las maneras en la que la educación interacciona con ellos y ellas, cómo afectan a quienes se mudan, a quienes permanecen y a quienes acogen poblaciones extranjeras (Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, 2018).

 

La migración interna afecta a muchos países de medianos ingresos que están en un proceso acelerado de urbanización, como China, donde más de 1 de cada 3 niños y niñas rurales son abandonados por sus padres y madres migrantes. La migración internacional afecta principalmente a los países de ingresos altos, donde la población inmigrante compone al menos el 15% de la población estudiantil en la mitad de los colegios. También afecta a los países de origen: más de 1 de cada 4 países han experimentado la migración de al menos un quinto de sus habitantes cualificados. El desplazamiento afecta principalmente a los países de ingresos bajos, que acogen al 10% de la población global pero al 20% de la población global refugiada, a menudo en las zonas con una mayor pobreza educativa. Más de la mitad de esta población desplazada a la fuerza tiene menos de 18 años. (Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, 2019)


Usando como marco de referencia la interacción arriba mencionada entre la migración y la educación, el informe señala que «la migración y el desplazamiento pueden afectar profundamente a la educación y requieren sistemas que acomoden a quienes se mudan y a quienes se quedan atrás» (p. 4). De manera inversa, las oportunidades educativas son un factor principal que influye en la decisión de migrar y que pueden conllevar algunos desafíos para la integración y cohesión entre la población migrante y las comunidades de acogida.
Dos preguntas principales guían los análisis, hallazgos y recomendaciones que se presentan en el informe GEM de 2019.

  • ¿Cómo afectan los movimientos de población al acceso y calidad de la educación? ¿Cuáles son las implicaciones para los y las migrantes y para las personas refugiadas?
  • ¿Cómo puede la educación marcar una diferencia en las vidas de las personas que se desplazan y en las comunidades que las reciben?

Mensajes clave

Aunque los gobiernos han adoptado algunas medidas para incluir a la población migrante y refugiada dentro de los sistemas nacionales de educación, el informe de 2019 destaca algunas barreras que se perpetúan. Incluso cuando se han establecido políticas de inclusión, en la práctica la población infantil y juvenil de origen migrante sigue estando excluida del acceso a la instrucción. La segregación se puede producir debido a una variedad de factores: socio geográficos (por ejemplo, si la población migrante se concentra en una barriada específica); legales (por ejemplo, en Sudáfrica, la legislación impide que se inscriban en los colegios a las personas migrantes indocumentadas); relacionados con el desempeño (por ejemplo, si los niños y las niñas inmigrantes se retrasan con respecto a sus pares de los países de acogida). El profesorado se ve igualmente afectado. Una formación insuficiente y la falta de apoyo continuado y de recursos se suman a la tarea de gestionar aulas cada vez más diversas.

Uno de los asuntos claves que no se ha resuelto en un nivel global es que la educación de la población refugiada está inadecuadamente financiada. Como se señala en el informe, en este área se invirtieron 800 millones de dólares en 2016, aproximadamente un tercio de lo que se calcula que sería la brecha de financiación.
El informe de 2019 ofrece una serie de recomendaciones a los gobiernos con el fin de mejorar el acceso a la educación de calidad para las poblaciones migrantes y desplazadas, como las siguientes:

  • Proteger el derecho a la educación de las personas migrantes y desplazadas.
  • Incluir a las personas migrantes y desplazadas en el sistema nacional de educación.
  • Entender y planificar teniendo en cuenta las necesidades educativas de las personas migrantes y desplazadas.
  • Representar de manera precisa las historias de la migración y el desplazamiento en los programas educativos para desafiar los prejuicios.
  • Preparar al profesorado que enseñe a la población migrante y desplazada a gestionar la diversidad y las adversidades.
  • Aprovechar el potencial de las personas migrantes y desplazadas.
  • Apoyar las necesidades educativas de las personas migrantes y desplazadas en la ayuda al desarrollo y la ayuda humanitaria.

Es necesario abordar la falta de datos sobre las migraciones internas (por ejemplo, poblaciones chabolistas, migrantes estacionales, nómadas y pastoralista, etc.) y su estatus educativo, para mejorar su situación, para planificar según sus necesidades, con el objetivo de reducir las barreras legales, administrativas y financieras de la educación. En este sentido, «deben priorizarse los enfoques innovadores, como pueden ser los calendarios flexibles y el seguimiento de la persona migrante, así como el desarrollo de las capacidades del profesorado» (p. 31).
Las recomendaciones enfatizan la importancia de priorizar el acceso a los programas de primera infancia, de forma que se pongan unos cimientos sólidos para que los niños y las niñas procedentes de contextos migrantes puedan mejorar sus posibilidades de obtener unos buenos resultados educativos en los años posteriores. Los programas de apoyo lingüístico son de una importancia capital, no solamente porque facilitan la integración y los logros académicos, sino también para mitigar los riesgos de discriminación y de acoso escolar por parte de los compañeros y las compañeras. Prevenir los prejuicios y los estereotipos en la educación contra las poblaciones migrantes y desplazadas requiere también de unas herramientas pedagógicas y curriculares adecuadas, transmitidas por un profesorado cualificado que esté preparado para gestionar un aula diversa.

Seguimiento de los progresos del ODS 4

El informe GEM 2019 aporta detalles del proceso de seguimiento, basados en los datos más actuales disponibles. A partir de 2018, se han añadido cuatro nuevos indicadores  para medir el progreso hacia el ODS 4, que se revisarán por primera vez en 2019 en el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible.

Objetivo 4.1: Educación primaria y secundaria

El informe de 2019 propone un nuevo método que sintetice los cálculos de la tasa de finalización a partir de múltiples fuentes, como pueden ser encuestas y datos censales, para proyectarlas en el año más reciente. Según el informe, entre 2013 y 2017 (considerado un punto de partida para el periodo ODS) la tasa de finalización fueron del 85% para primaria, el 73% para la educación secundaria básica y del 49% para la educación secundaria superior. Las evaluaciones llevadas a cabo por la ciudadanía y un nuevo módulo de la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS) de UNICEF ofrecen valiosas reflexiones sobre los logros de aprendizaje de los niños y las niñas fuera de la escuela. Factores legales, estructurales y de proceso tienen un impacto sobre si se respalda o no el derecho a la educación de los niños y las niñas migrantes.

Objetivo 4.2: Primera infancia

Aunque es difícil alcanzar un consenso para una medida común de los desarrollos de la primera infancia, los gobiernos deberían invertir en sistemas de seguimiento que rastreen los progresos del desarrollo cognitivo, lingüístico, físico y socioemocional de los niños y las niñas. Actualmente, el indicador global 4.2.2 —«Tasa de participación en el aprendizaje organizado (un año antes del ingreso oficial en la educación primaria) por sexo»— va desde un 42% en los países con bajos ingresos hasta un 93% en los países de altos ingresos, con una media global de un 69% (p. 136). Casi la mitad de los planes de respuesta humanitaria ante la población refugiada analizados no mencionan la educación o el aprendizaje para los niños y las niñas menores de cinco años y menos de un tercio de estos planes mencionan específicamente la educación infantil.

Objetivo 4.3: Educación técnica, profesional e universitaria

La participación global en la educación terciaria, medida por la tasa de inscripción bruta, continúa aumentando rápidamente en muchos países, alcanzando el 38% en 2017. En superó 2016 por primera vez el 50% en los países de ingresos medios y altos, a partir de un 33% en 2010 (p 145). La legislación puede ayudar, reconociendo la prioridad del aprendizaje no formal e informal y proporcionando orientación sobre las distintas carreras para facilitar el ingreso en los mercados de trabajo (p. 142)

Objetivo 4.4.: Competencias para el trabajo

Los datos que informen sobre este objetivo son escasos fuera de los países de altos ingresos. Existen estrategias nacionales de financiación de la educación en los grandes países tradicionalmente de origen dentro del grupo de medianos ingresos. No obstante, tanto en los países que envían como en los países que reciben hay lugar para coordinar la educación financiera para las personas migrantes en el nivel nacional e integrarla dentro de la política general de migración para evitar la duplicación y alcanzar a toda la población migrante (p. 167).

Objetivo 4.5: Equidad

Las disparidades de inscripción a expensas de los chicos es posible que expliquen que solamente el 49% de los países hayan alcanzado la paridad en la educación secundaria inferior y solamente el 24% la hayan alcanzado en la educación secundaria superior. Los factores geográficos y de riqueza pueden responder también de las disparidades existentes, pero la categorización cruzada de múltiples dimensiones (incluyendo género, localidad, estatus socioeconómico, etc.) es aún difícil. En lo que respecta a aprendices con discapacidades, los datos acerca de las personas en desplazamiento con estas características son aún limitados, lo que exige unas estrategias adecuadas para recoger información de alta calidad.

Objetivo 4.6: Competencias numéricas y lectoescritura

La tasa de alfabetización adulta en 2017 era de un 86%, pero hay una enorme disparidad geográfica. Se recomienda que los programas de idiomas incluyan la voz de las personas migrantes y refugiadas a la hora de planificarlos y adaptarlos a una serie de poblaciones diversas, incluyendo actividades específicas de cada edad y lugar de trabajo.

Objetivo 4.7: Desarrollo sostenible y ciudadanía global

El informe destaca los hallazgos del último estudio del IEA International Civic and Citizenship Study: 11 de los 18 países en los que pudo hacerse una comparación, mejoraron las notas del conocimiento cívico del alumnado entre 2009 y 2016 (p. 188). El informe indica tres caminos por los cuales la educación formal puede contribuir a este objetivo: 1) aumentar el respeto por la diversidad; 2) prevención de conflictos, resolución pacífica de conflictos y reconciliación deben incluirse sistemáticamente en los materiales pedagógicos; 3) un ambiente de aula abierta que favorezca el desarrollo de las habilidades del pensamiento crítico.

Objetivo 4A: Instalaciones educativas y entornos de aprendizaje

En 2016, el 69% de las escuelas tenían agua potable, el 66% letrinas y el 53% servicios de higiene básicos. En 2014 el número de países que habían prohibido legalmente el castigo corporal en las escuelas aumentó de 122 a 131. Los datos acerca del alumnado en régimen de internado y de sus condiciones de vida siguen siendo escasos. En el periodo 2013-2017 se registraron más de 12.000 ataques sobre la educación, hiriendo a más de 21.000 estudiantes y personal educativo a lo largo de 28 países. (p. 196).

Objetivo 4B: Becas

Los países de la Unión Europea se han comprometido a garantizar que en 2020 al menos el 20 de las personas que se gradúen cursen en el extranjero parte de sus estudios. Los países de destino que no pertenecen a la UE no han informado todos sobre los créditos o logros del alumnado, lo que dificulta el seguimiento (p. 206).

Objetivo 4C: profesorado

Los datos acerca del profesorado en el nivel nacional e internacional siguen siendo sorprendentemente escasos. Empleando las definiciones al nivel nacional, el informe ha descubierto que el 85% del profesorado de primeria recibió formación durante 2017 en global, un descenso de 1.5 puntos porcentuales desde 2013. Aproximadamente la mitad de los países tienen únicamente los datos mínimos para calcular el índice de abandono del profesorado e, incluso así, los datos disponibles no siempre son fáciles de interpretar, por ejemplo, no incluyen la enseñanza privada, no tienen en cuenta la movilidad entre regiones, etc.
Las tendencias recientes en migración y desplazamiento han forzado a que los países se replanteen sus sistemas educativos para mejorar el acceso de las poblaciones afectadas, integrando a las personas migrantes y refugiadas mediante decisiones educativas en favor de un enfoque holístico que atienda los factores geográficos, históricos, financieros e infraestructurales. Se requiere de la cooperación entre los actores relevantes para alcanzar a aquellas personas que han sido privadas del acceso a una educación de calidad por causa de conflictos o de desastres naturales. Según el informe GEM, el recientemente adoptado Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular es un marco de trabajo valioso para garantizar que las oportunidades educativas están al alcance de todas las personas, independientemente de su estatus o de su origen. Reúne las agendas tanto del Pacto Mundial como del ODS 4 en un intento de facilitar que los gobiernos pasen de las palabras a los hechos en lo que respecta a la educación y la migración.

 

Bookmark this

Glosario

En la biblioteca