Fomentar los enfoques multilingües en el aprendizaje y la enseñanza

Escrito el 06 Nov 19 por Sue Ollerhead , Kerry Taylor-Leech
Lengua y educación
Política lingüística

 

El multilingüismo es bueno. No se trata únicamente de que hablar más de un idioma contribuya a la salud cerebral a medida que envejecemos, sino que tiene también múltiples beneficios en la infancia, proporcionando ventajas académicas y mejorando las posibilidades de empleo una vez que se terminan los estudios. Además, el multilingüismo nos da acceso a más de una cultura y mejora nuestra comprensión de nuestras propias culturas. 

Pero, ¿qué implica esto para la enseñanza en el aula, especialmente en contextos que equiparan la competencia en el idioma inglés con el éxito académico? ¿Cómo puede el profesorado aprovechar los beneficios del multilingüismo de sus estudiantes, a la vez que, simultáneamente, ayudarlos a desarrollar el lenguaje académico que necesitan para triunfar?

Un equipo de investigación pedagógica con sede en Australia ha abordado este desafío trabajando con el  British Council para producir una colección innovadora de actividades multilingües para el aula. Estas actividades se destinan a docentes que trabajen con el inglés como asignatura o que usen el inglés como medio de instrucción en aulas multilingües de escasos recursos. El equipo está compuesto por personal investigador de la South Australia y de las Universidades de Griffith y Macquarie, con una amplia experiencia en la enseñanza en contextos cultural y lingüísticamente diversos, incluyendo el África subsahariana, el norte de África y Asia oriental. Dos componentes del equipo nos aclaran el contexto de la publicación.

Durante muchos años, al profesorado de inglés se le ha dicho que tenía que evitar a cualquier precio emplear los idiomas maternos del alumnado en las clases de inglés.

Un número cada vez mayor de publicaciones e investigaciones nos muestran que basarse en la lengua materna y en el contexto cultural del alumnado en la enseñanza dentro del aula valida sus identidades y le proporciona unos sólidos cimientos para el aprendizaje de un idioma adicional. Pero la realidad de muchos estudiantes multilingües, especialmente de los aprendices de la lengua inglesa, ha sido que sus idiomas maternos se quedan fuera de las aulas o se consideran un obstáculo para el desarrollo del idioma de escolarización o para el aprendizaje en general. Durante muchos años, al profesorado de inglés se le ha dicho que tenía que evitar a toda costa emplear las lenguas maternas del alumnado en las clases de inglés.

El idioma como un recurso

Las aulas multilingües son un fenómeno en aumento en todo el mundo, como resultado del aumento acelerado de la movilidad global y de la migración. Dentro de estas aulas, el alumnado puede tener contextos lingüísticos o culturales muy diferentes, puede hablar un idioma en casa y otro en la escuela, o estar aprendiendo el idioma de instrucción como un idioma adicional. Las agencias internacionales como UNICEF, UNESCO y la Comisión Europea defienden que la educación multilingüe puede jugar un papel importante a la hora de involucrar a aprendices diversos. Además de apoyar los logros académicos, las aulas que fomentan el multilingüismo pueden promover identidades positivas asociadas con las culturas nativas. Esta postura está respaldada por el concepto de «idioma como recurso», acuñado por Richard Ruiz (1984), que defiende el empleo de los idiomas maternos del alumnado como recursos para la enseñanza y el aprendizaje. En la práctica, la perspectiva de los idiomas-como-recurso implica que el profesorado usará los idiomas maternos del alumnado como herramienta de reflexión y comunicación, a la vez que simultáneamente se adquiere y se gana competencia en el idioma de instrucción. No obstante, el inglés aún domina mayoritariamente las lecciones que se imparten en muchas aulas en todo el mundo, en las que el alumnado lee, escribe, escucha y habla únicamente en inglés. A pesar de que existe abundante investigación que señala la importancia y los beneficios de incorporar las pedagogías multilingües en la práctica docente, hay pocos materiales a disposición del personal educativo que expliquen cómo se puede hacer esto de manera deliberada y sistemática a la hora de planificar e impartir las clases. 

Señales de cambio

Afortunadamente, en los últimos años, han surgido publicaciones, congresos y materiales para el desarrollo profesional que han aportado reflexiones acerca del medio de instrucción y maneras de abordar la enseñanza que desafían el paradigma de la «única lengua/la lengua oficial».

Using multilingual approaches: Moving from theory to practice

Una nueva publicación del British Council, Using multilingual approaches: Moving from theory to practice es reflejo del aumento de evidencias investigadoras que muestran que impedir que los aprendices usen sus idiomas maternos en el aula de inglés, no solamente obstaculiza el aprendizaje y les niega sus derechos humanos lingüísticos, sino que también desperdicia valiosas oportunidades para que el profesorado extraiga recursos para su enseñanza a partir del conocimiento y las experiencias de sus estudiantes. Esta colección de actividades se desarrolló como respuesta a la consciente decisión por parte del British Council de fomentar los enfoques multilingües para enseñar inglés en el contexto internacional. Las actividades están diseñadas para reconocer los idiomas y las culturas maternas del alumnado cuando se enseña inglés como lengua extranjera o como lengua adicional, o cuando se emplea el inglés como vehículo de instrucción en aulas multilingües. Las actividades se basan en principios pedagógicos basados en investigaciones de las que se aporta también un breve resumen. 

Using multilingual approaches

Fondos de conocimiento en el aula de idiomas

Hace ya mucho tiempo que se ha reconocido que una de las características clave de la enseñanza de alta calidad es la capacidad por parte del profesorado de emplear la comprensión, las experiencias y el conocimiento previo de sus estudiantes. Este conocimiento previo está codificado en sus idiomas maternos y, por lo tanto, es vital que el profesorado facilite la transferencia, tanto de conceptos como de habilidades, desde los idiomas maternos del alumnado al inglés.

Esta perspectiva del lenguaje se complementa por el concepto acuñado por Luis Moll de «fondos de conocimiento» (1992), que se refiere a los ricos depósitos de conocimiento cultural que existen dentro de los hogares y de las comunidades del alumnado. Moll argumenta que, cuando el profesorado se nutre de este tipo de conocimiento, construyendo relaciones con su alumnado y con sus redes sociales más amplias, esto posibilita significativas oportunidades de aprendizaje. Las prácticas docentes que beben de las formas multilingües de lectura, escritura y habla permiten que el alumnado acceda a los recursos culturales que enfatizan el significado personal de su trabajo en el aula, a la vez que amplían el acceso al conocimiento mediante el uso de textos en más de un idioma.

Translenguaje deliberado

Uno de los enfoques más exitosos de la enseñanza y aprendizaje bilingüe ha sido el uso deliberado y simultáneo de dos idiomas en la misma clase, un proceso que se denomina translenguaje. Las actividades de esta colección abren nuevos caminos porque se han diseñado para capacitar al profesorado para que se agencie y utilice constantemente las destrezas bilingües emergentes del alumnado. Las actividades están diseñadas de una manera planificada y deliberada para alentar a que el alumnado recurra a los recursos lingüísticos más apropiados que tenga, permitiendo que el profesorado configure lecciones interculturales e inclusivas que apoyen el aprendizaje de la lengua inglesa, pero que también se nutran de los idiomas maternos de los aprendices y de los fondos de conocimiento de sus familias y sus comunidades.

Las actividades se trabajaron en talleres y se probaron en un proyecto piloto en la India, con docentes que las aplicaron en sus aulas y que proporcionaron un rico feedback así como valiosas ideas. Este cortometraje explica algo más sobre el proceso y las razones que subyacen tras este recurso.

La directora del proyecto, Kathleen Heugh, resume la importancia social del proyecto cuando señala que: «Prohibir a un niño o una niña que use su idioma es una violación de sus derechos y un gesto enormemente problemático para su futuro. No nos podemos permitir que haya estudiantes marginalizados, que se sientan perdidos y que se caigan del sistema escolar. Usar los idiomas maternos del alumnado, llevar sus propios sistemas de conocimiento al aula debería ser el aspecto más importante de cualquier política lingüística en la escuela».

teacher feedback

Luis C. Moll, Cathy Amanti, Deborah Neff and Norma Gonzalez (1992) Funds of knowledge for teaching: Using a qualitative approach to connect homes and classrooms, Theory Into Practice, 31:2, 132-141.

Richard Ruíz (1984) Orientations in Language Planning, NABE Journal, 8:2, 15-34.
 

Añadir a favoritos